El capítulo de la FUPI en el CAAM: Testimonio

El compañero Cacimar Cruz me hizo llegar este testimonio del compañero Rubén Arcelay Medina a raíz de su fallecimiento. Fue escrito en 2006  como parte de una serie de testimonios y anécdotas de fupistas con motivo de conmemorar el 50 aniversario de la FUPI (2006).

 

Dedicatoria: A Julia Libertad Reyes Torres, compañera, fallecida… y a su esposo, el compañero Conrado Abruña Rodríguez, ambos fupistas colegiales en la década de1960, por compartir la utopía necesaria.

 

Actividad de la FUPI frente al busto de José de Diego e el CAAM  c.1964 Foto:  RAM

 El capítulo colegial de la Federación de Universitarios Pro Independencia fue organizado con anterioridad a agosto de 1963, cuando comencé a estudiar en el Colegio de Agricultura y Artes Mecánicas de Mayagüez (CAAM). Desde el automóvil alquilado por mi padre en mi pueblo natal, (San Sebastián de las Vegas del Pepino), para tan importante ocasión, llevarme al Colegio, (–fui el primero de mi familia en estudiar en la universidad—), vi la bandera de la FUPI en la verja de entrada al recinto. Algunos estudiantes repartían hojas sueltas. Un año después, me uní a ellos.

Los fundadores

Pablo Dohnelt, mejor conocido por “Payo”, según supe después, fue el presidente fundador del capítulo colegial de la FUPI, dato proporcionado por Ricardo Paret.  También fueron miembros fundadores Luis Lázaro Nazario (de Toa Baja o Toa Alta), Néstor Francisco Plá Martínez, Ignacia Plá Martínez, José Miguel Rivera Vera (naturales de Utuado), Alfredo Bassat Morales (de Mayagüez), Miguel Ángel Colls Hernández (de Lares), José Antonio Pérez Santiago (de Ponce), y Rubén Centeno Padilla (de Guayanilla), entre otros.

 

Ingresé a la FUPI en 1964, durante la presidencia de José Antonio Pérez Santiago. Con la excepción de Pablo Dohnelt y Luis Lázaro Nazario, quienes ya se habían graduado, los demás miembros fundadores estuvieron activos en la organización hasta 1965, aproximadamente.

En mi primer año de estudios asistí a reuniones estudiantiles en las que se destacaba Néstor Plá. Con él, con Miguel Colls y José M. Rivera Vera discutía con frecuencia la situación colegial, la nacional y la internacional.

El Colegio

El Colegio tenía para esa época alrededor de 4,000 estudiantes, mayormente varones y pertenecientes a familias económicamente privilegiadas y de ideología conservadora. Los estudios de ingeniería, agricultura, matemáticas y ciencias naturales eran las predominantes. La facultad de Estudios Generales, a la que ingresé, constaba, principalmente de dos pequeños departamentos de humanidades y ciencias sociales. La plantilla de profesores de ciencias sociales en 1963 estaba compuesta mayormente por profesores extranjeros, principalmente estadounidenses. Parecía la alineación de los peloteros en los equipos de la época. Recordamos, entre otros, a Frederick Kidder, Mariam Lenci, Kenneth Farr, Roland Bayer, estadounidenses principalmente liberales. Los españoles Gabriel Moreno Plaza (liberal) y Tapia, (de orientación falangista), también eran miembros de la facultad. Josefina Rivera, su esposo Manuel Álvarez Nazario y María Teresa Babín, profesores de orientación puertorriqueñista, herederos de Antonio S. Pedreira, junto a, Loida Figueroa Mercado y María Solá, abiertamente independentistas, destacaban entre los profesores de la época.

 

Reforma Universitaria

 

En la Universidad de Puerto Rico no se le reconocía participación al estudiantado en los asuntos que le afectaban. No había Consejos de Estudiantes. No teníamos representación en otros organismos rectores del Colegio. La administración censuraba al periódico Campus. Los estudiantes organizamos instituciones alternas. En el CAAM fue publicado el periódico El Microscopio, editado por Ramón Figueroa Sorrentini. Recogía aportaciones económicas de estudiantes y profesores para hacerlo posible. También José M Rivera Vera publicó el periódico El Faro. La FUPI editaba su Boletín Informativo que más tarde se llamó ¡Venceremos! Todas estas publicaciones se distribuían clandestinamente, aunque por algunos periodos se distribuyeron abiertamente. Su existencia evidenciaba la carencia de la discusión libre de ideas en la institución que debía fomentarla.

Cadetes del ROTC saliendo de  la pista atlética del CAAM 1963  Foto: RAM

 

La administración fomentaba las fraternidades y sororidades y patrocinaba organizaciones militares o paramilitares que marchaban uniformados por el CAAM cantando a viva voz. Los que patrocinábamos la discusión de ideas formamos diversas organizaciones como círculos literarios para realizar actividades de afirmación nacional. Estas tenían que recibir el visto bueno de la administración y funcionaban en precaria legalidad.

La lucha por la reforma universitaria fue una de las prioridades del capítulo colegial de la FUPI. Comenzó a quebrarse la estéril concepción de casa de estudios impuesta por Jaime Benítez después de la huelga estudiantil de 1948. La FUPI amparaba sus reclamos en el Manifiesto de Córdova, concepción de lucha surgida de las universidades latinoamericanas, partiendo de Argentina. Colaboramos estudiantes y profesores de diversas orientaciones ideológicas motivados por el deseo común de quebrar el dominio absoluto mantenido por el casi eterno rector Jaime Benítez. Esa alianza con profesores como Rafael Pietri Oms, quien aspiraba a la rectoría, se disolvió con la Ley Universitaria aprobada en 1966. José Enrique Arrarás Mir, protegido de Jaime Benítez, fue nombrado rector del CAAM.

 

Fuentes ideológicas

 

Nuestra organización se nutrió diversas fuentes ideológicas. Aunque la FUPI se organizó en Río Piedras en 1956, con anterioridad al triunfo de la Revolución Cubana, ya para 1964, cuando ingresé al capítulo colegial, era una de las principales fuerzas inspiradoras de nuestra organización. Aún recuerdo lo revelador que fue para mi el libro Escucha Yanqui, escrito por C. Wright Mills, que me regaló Nacha Plá. Estudiantes centroamericanos en el CAAM nos hablaron de Rodó y de las luchas antiimperialistas latinoamericanas, particularmente la lucha por rescatar el Canal de Panamá. Los dominicanos, particularmente después de la invasión yanqui a su patria en 1965, nos nutrían con las experiencias de lucha. El movimiento por los derechos civiles de los afronorteamericanos desde Martin Luther King hasta Malcom X, James Baldwin (Nobody knows my name , Notes of a native Son, Go tell it to the Montain ) , Stockely Carmichael, cuyas ideas y métodos de lucha conocimos más a fondo en revistas como Ramparts, The Minority of One y libros tales como The Autobiography of Malcom X y Soul on Ice, de Eldrige Cleaver contribuyó a nuestro desarrollo ideológico.

Participando en los Congresos Nacionales de la FUPI en Río Piedras, conocimos otros horizontes. Muchos de los líderes del recinto de Río Piedras viajaban a la Europa Socialista por estar afiliados a la Unión Internacional de Estudiantes, y compartían sus experiencias con nosotros. Efraín Negrón (vicepresidente de la FUPI en la UPR y hermano del líder nacionalista naranjiteño Ñin Negrón), me regaló en 1964 el libro Essential Works of Marxism. Por otro lado, recibíamos al apartado de la FUPI en la Estación Colegial Pekín Informa y la Revista Internacional. Más tarde recibíamos la revista La Escalera, editada en el Área Metropolitana.

La FUPI Colegial se reunía en el local del Movimiento Pro Independencia en la calle Muñoz Rivera de Mayagüez, anexo a la Mueblería La Puertorriqueña, propiedad de Rafael Cancel Rodríguez, padre del héroe nacionalista Rafael Cancel Miranda, encarcelado por su participación en el ataque al Congreso de Estados Unidos junto a Lolita Lebrón, Andrés Figueroa Cordero e Irving Flores Rodríguez.  A la Misión pertenecían, además, Santiago Mari Ramos, Loida Figueroa Mercado, Ricardo Paret Vélez, Lydia Barreto Acevedo, Mariano Rivera Sánchez, José Cosme Román de Jesús, entre otros… Aunque no todos los fupistas éramos miembros del MPI, nos consideraban el brazo juvenil en el CAAM. De ellos recibimos una gran influencia ideológica.

Local del MPI anexo a Mueblería La Puertorriqueña en la calle Muñoz Rivera en Mayagüez     Foto: RAM

El periódico Claridad, distribuido frente al CAAM por Ricardo Paret Vélez y la Tesis del MPI, La Hora de la independencia, junto a seminarios como el celebrado en La Campana en Cayey, al que asistí con Doña Loida Figueroa y José Neptalí Rodríguez (Yeyo), influyó mucho en nuestro desarrollo político. Allí participábamos de las discusiones de las ponencias de César Andreu Iglesias, Norman Pietri, Juan Ángel Silén, Francisco Manrique Cabrera y Juan Mari Brás.

La Doctora Loida Figueroa Mercado, profesora de historia de Puerto Rico en el CAAM, con su sencillez, conocimientos, verticalidad, y valentía, sirvió de guía a estudiantes y profesores. En su casa y en su oficina nos reunimos frecuentemente los fupistas del CAAM cuando no lo hacíamos en el local del MPI. Varias veces puso en juego su trabajo con sus actos de solidaridad con los estudiantes en lucha.

En la casa de la profesora María Solá y Alberto Márquez, en San Germán, escuchábamos por primera vez, por ejemplo, el poema Cantares, de Machado, musicalizado por Juan Manuel Serrat y también conversábamos sobre temas relacionados con la independencia y el socialismo.

Cada boletín, conferencia, seminario auspiciado por la FUPI era, simultáneamente, una forma de fortalecer nuestra visión ideológica compartiéndola con los demás componentes de la comunidad universitaria, particularmente con los estudiantes.

Contra el Servicio Militar Obligatorio

 Además de la lucha por la reforma universitaria (antes y después de la Ley de 1966), la lucha contra el Servicio Militar Obligatorio y la guerra de Estados Unidos contra Vietnam fue el motor de la lucha estudiantil en el CAAM. El reclutamiento era no solo un atentado contra nuestra integridad física –fueron muchos los boricuas que murieron en esa guerra –, también era evidencia clara de nuestra condición colonial. Un presidente y una legislatura extranjera determinaban un asunto tan importante. En el nos iba la vida y nuestra paz mental. También a nuestros seres queridos.

El 9 de septiembre de 1965 celebramos un mitin contra el SMO frente al busto de José de Diego. Participaron en el Alfredo Bassat, Angela Iris Figueroa Sorrentini, José Pérez Santiago y Benjamín Ortiz Belaval (Presidente FUPI Río Piedras). Es el primer mitin contra el SMO que aparece en mi carpeta  30952, hecha por la División de Inteligencia de la Policía de Puerto Rico.

 

Alfredo Bassat, miembro de la FUPI en el CAAM en mitin contra SMO en 1965 frente busto José de Diego Foto: RAM

A partir de 1966, tras la negativa de Sixto Alvelo a ingresar al ejército estadounidense, intensificamos las actividades contra la guerra y el S.M.O.  Durante este año, Rafael García Bottari expulsó del CAAM la compañera Angela Figueroa Sorrentini por un altercado con un exiliado cubano profesor del Colegio mientras ella repartía un boletín de la FUPI. Pedro Baigés Chapel, expresidente de la FUPI en Río Piedras y miembro de la dirección del MPI fue su abogado defensor.

Una de las hijas de Doña Loida, (¿Rebeca o Toñita?), Conrado Abruña e Ignacia Plá , miembros de la FUPI Colegial, frente al busto a José de Diego,  c.1965

Foto: RAM

La FUPI tenía una presencia activa en el CAAM. Además de los ya mencionados, estaban, entre los que recuerdo, las hijas mayores de Doña Loida, (Toñita, Rebeca y Eunice), Conrado Abruña Rodríguez (Puerto Nuevo), Julia Libertad Reyes Torres (Guayama), Víctor M. Acevedo Estremera (Camuy), Joaquín Reyes, (Camuy), los hermanos Luis y Miguel Rodríguez Fernández (Mayagüez), David Feliciano Feliciano (Aguadilla), Juan Ramos Torres (Barranquitas), Ramón Figueroa Sorrentini (Mayagüez), José I. Blandón Castillo (Panamá),Rafael Hernández Sáez (Yauco), y los informantes de la policía encubiertos Carmen Gloria Santos (Canóvanas) y José Oscar guerra García (Mayagüez).

 

Víctor Acevedo, Rubén Arcelay y Conrado Abruña, miembros de la FUPI-CAAM   Foto:RAM

Celebramos en 1966 un seminario de varias semanas con Richard Jay Levins (comunista)y John Forbes (pacifista). Además de fupistas y otros estudiantes simpatizantes, asistieron los profesores Manuel Álvarez Nazario, Cruz Flores La Llave y Kennett Farr.

En octubre de 1966 fui electo a la presidencia de la FUPI Colegial. Conrado Abruña Rodríguez era el Secretario de Prensa y Propaganda; Ramón C. Navarro, Secretario de Finanzas; José Antonio Pérez, Secretario de Organización y José Oscar Guerra García (Informante) era el Secretario de Actas. En ese mismo mes José Enrique Arrarás Mir fue designado Rector del CAAM.

El periódico Claridad (Año VII, Núm.119 del 30 de octubre de 1966) publicó un listado de 35 jóvenes comprometidos a no ingresar al ejército estadounidense en abierto desafío a la Ley de Servicio Militar Obligatorio que podía penalizarlos con 5 años de cárcel y $10,000 de multa. Entre ellos estaban los fupistas colegiales Néstor Francisco Plá, Ramón Alfredo Bassat Morales, Rafael Hernández Sáez, Víctor M. Acevedo Estremera, Guillermo Sánchez, Ramón Figueroa Sorrentini y Rubén Arcelay Medina. La palabra y la acción iban de la mano en la lucha estudiantil de la FUPI.

El 17 de noviembre de 1966 celebramos un mitin contra el SMO con la participación de Efraín Negrón (Naranjito), Wilson Cortés Burgos (Aguadilla) Juan Inés Crespo Roldán (Aguadilla) invitados, y los fupistas colegiales José Antonio Pérez Santiago y Ramón Figueroa Sorrentini. En esta actividad de cierre de semestre participé como maestro de ceremonias.

Ofensiva ideológica

En enero de 1967 comenzamos con una gran actividad para la capacitación interna y celebración de actividades para todos los estudiantes. Los temas principales temas: La oposición al SMO, el Plebiscito a celebrarse en noviembre, la economía basada en las refinerías petroleras y su impacto en comunidades como Las Mareas en Guayanilla y la lucha por los derechos civiles en Estados Unidos.

Sin autorización de las autoridades colegiales, la FUPI celebraba sus reuniones bajo unos árboles de María frente a Estudios generales. Ingresaron varios miembros. Entre ellos, Hans Vicente Cardona (Presidente del Consejo de Estudiantes de Agricultura), Hermes Acevedo Lebrón (Pepino), Hirám Torres (Chuchú). Entre otros estudiantes independentistas que colaboraban activamente recordamos a Remigio Irizarry Falto, Cruz Figueroa Sorrentini (Toty), Néstor Quevedo Cordero, Manuel López López (Aguadilla), Julia Irizarry Maldonado, Bertis Ruiz y Roberto Cruz Hernández.

División de inteligencia y funcionarios del CAAM

Mientras tanto, el agente Miguel A. González de la División de Inteligencia de la Policía recibe la colaboración de varios funcionarios de la administración colegial. En informe del 23 de enero de 1967, al Director de esa agencia represiva sobre mi, Rubén Arcelay Medina, señala que Tomás Álvarez Silva, Ayudante del Rector, “Tiene conocimiento es presidente de la FUPI y se ve muy activo. Cree sea peligroso ya que es joven y activo.” Gustavo E. Biaggi, Ayudante del decano de Estudiantes, afirma que “Siempre se ha distinguido en los grupos, ya que se manifiesta a favor de la independencia de Puerto Rico. Es muy activo en la FUPI y cree sea muy peligroso. Gladys Nazario de Martínez, Registradora del CAAM indica que “se distingue entre los grupos ya que es miembro muy activo de la FUPI. Cree sea peligroso”. Por su parte, el Teniente Israel Alameda afirma que “La unidad de Inteligencia del Área Oeste, le tiene vigilancia directa en Mayagüez. Lo considera peligroso”.

La División de Inteligencia de la Policía tenía agentes que nos vigilaban todos los días. Frente al Comité del MPI, donde también se reunía la FUPI Colegial, siempre apostaban un par de agentes para identificar a los asistentes. Yo caminaba desde la calle Monteverde, cerca del Cementerio Municipal, hasta el Colegio y con frecuencia iba escoltado por un carro con varios agentes. A eso hay que añadirle los infiltrados que tuvieron en la FUPI y el MPI, algunos, como José Oscar Guerra García, en posiciones de dirección. Todos ellos recopilaban información y rendían informes de nuestras actividades.

“Black Power”: Stockely Carmichael

Ante más de 500 estudiantes la FUPI auspició el 26 de enero de 1967 una conferencia en el Anfiteatro de Estudios Generales  con Stockely Carmichael, líder de la “Student Nonviolent Coordinating Commitee” y principal exponente del Poder Negro (“Black Power”) en Estados Unidos. Lo acompañó el presidente de la FUPI en Río Piedras, Alberto Pérez Pérez.

Después de esta actividad, el 14 de febrero de 1967 renuncié a la presidencia del capítulo colegial de la FUPI por entender que el compañero Ramón Figueroa Sorrentini podía ser más efectivo como portavoz de nuestra organización.

Continuamos con nuestras actividades como las habíamos programado. El 27 de febrero de 1967 la FUPI auspició un Foro Político con la participación de Gilberto Concepción de Gracia (PIP), Arcilio Alvarado (PPD), Gerardo Navas Dávila (Vanguardia Popular) y Luis A. Ferré. Alrededor de 500 estudiantes participaron desbordando el Anfiteatro de estudios Generales del CAAM.

El 2 de marzo de 1967 Sixto Alvelo y Raúl Mayo, invitados auspiciado por la FUPI colegial, participaron en un mitin frente al busto de José de Diego contra el SMO y el Plebiscito propuesto para noviembre de 1967.

Expulsión

Ramón Figueroa Sorrentini (Presidente de la FUPI-CAAM), Guillermo Sánchez y el Lcdo Alberto Márquez  en el seminario de abril de 1967     Foto: RAM

En abril de 1967, como parte del plan de capacitación política solicitamos las facilidades del CAAM para celebrar un seminario sobre la lucha independentista en Puerto Rico. El Rector José Enrique Arrarás Mir prohibió la actividad. La comenzamos en las gradas de la pista atlética colegial. No había actividad alguna allí. Participaron Alberto Márquez, Norman Pietri y Doña Loida Figueroa como ponentes. El Rector mandó a fotografiar la actividad y le formularon cargos disciplinarios a más de 10 de los participantes.

Fotógrafo enviado por la administración del CAAM para ficharnos en el seminario de 1967.  Foto: RAM

 Nos citaron a vistas disciplinarias sin permitirnos el asesoramiento de un abogado. Nos negamos a asistir. Diez profesores y 428 profesores enviaron una carta al rector reclamando vistas públicas y asesoramiento legal para los acusados. El periodista Miguel Ángel Santín publicó varias columnas “Trasfondo” en el periódico El Mundo apoyando al Rector y atacando a los estudiantes acusados. Finalmente nos representaron los licenciados Alberto Luis Márquez, Enrique Vázquez Báez (“El Chino”), Edwin Toro Goyco y José Muñoz Silva. La comisión de –Disciplina del CAAM, Estuvo compuesta por Rafael Rivera Valiente, Emilio Saavedra del Toro, Monserrate Acosta Ayala y Juan H. Hernández junto al fiscal Fran Vizcarrondo Vivas y el asesor Luis Amador Ramírez Silva. Fuimos expulsados del CAAM el 9 de mayo de 1967  Ramón Figueroa Sorrentini, Hans Vicente Cardona y Rubén Arcelay Medina. Yo completaba los requisitos para mi graduación en verano. Los demás acusados fueron exonerados de sus cargos. En mayo el ejército estadounidense intentó reclutarme. Me negué a ingresar. Fui arrestado por los agentes Robert Payne y Tony Ball del FBI el 11 de agosto de 1967. Cumplimos la palabra empeñada.

Participé en la campaña anti plebiscitaria en Mayagüez y San Sebastián. Hicimos mítines en las comunidades principales de cada pueblo. También en la campaña contra el S.M.O. Colaboré con la venta de libros en una mesa de la FUPI a la entrada del CAAM.

 

Toty y Ramón Figueroa Sorrentini (presidente de la FUPI en el 1967)  Foto: RAM 2006

 

Incidente con el FBI

Ramón Figuera Sorrentini y yo regresamos al CAAM en enero de 1968. El 11 de enero, mientras nos preparábamos para conmemorar el natalicio de Eugenio María de Hostos, el FBI de apellido Grant junto a Radamés Rosa Franco y Vicente Torres miembros de la División de Inteligencia de la Policía, comenzaron a acosarnos y a fotografiarnos. Tuve un altercado con el agente Grant del FBI y sus dos acompañantes. Su cámara quedó inservible. Intentaron arrestarme los tres. Me les escapé. Los compañeros me localizaron en la barriada Rabo del Buey y me mone en el carro de Guillermo Sánchez. Me refugié en la casa de mi tío William Medina Serrano, líder estadista del barrio Leguísamo de Mayagüez. Fui arrestado el 23 de enero de 1968 y encarcelado en Aguadilla y en La Princesa. Dos semanas después salí bajo fianza de $5,000 y me reintegré al CAAM y a la FUPI.

Proseguimos con actividades contra el S.M.O. y contra la Slater, compañía privada que administraba la cafetería colegial. Rubén Berríos Martínez dictó una conferencia contra el S.M.O. el 9 de octubre de 1968. Participaron unos 125 estudiantes. El Monseñor Antulio Parrilla Bonilla dictó una conferencia el 14 de octubre de 1968 sobre el Cristianismo y sus deberes ante la situación política en Puerto Rico. Asistieron 200 estudiantes. Juan Mari Brás dictó una conferencia auspiciada por El Foro Estudiantil, un frente de la FUPI. Asistieron unos 300 estudiantes.

En 1968 presidió la FUPI Ramón Nenadich Deglans a partir de agosto. Ingresaron miembros entre los que recuerdo a Francisco Pérez de León, a Hiram Yunqué Osorio, Angel Luis Torres. José Oscar Guerra García (50-46-13-H-1), Carmen Gloria Santos (50-46-COF-5) y Migdalia Ramos (362-H-1) estaban infiltrados en la FUPI. Informaban a la División de Inteligencia de la Policía sobre nuestras actividades. (Entre paréntesis, sus claves de informantes).

Debido a las numerosas actividades en el CAAM y a que tenía que viajar a la Corte Federal en San Juan para mis dos casos, el del SMO y el de la cámara del FBI, se afectaron mis estudios y tuve que darme de baja del CAAM en noviembre de 1968. Reingresé en 1969.  Simultáneamente a los estudios, a mi militancia en a la FUPI trabajé en el Restaurant Parada Hostos, propiedad de José Neftalí Rodríguez, líder del MPI en Mayagüez.

Protesta contra la compañía Slater

Después de la victoria que tuvimos con la sentencia de Edwin Feliciano Grafals en 1969, a una hora de detención, cumplida en la oficina del juez federal Hiram Cancio, la FUPI Colegial concentró sus esfuerzos en mejorar los servicios de la cafetería del CAAM sin abandonar la lucha contra el ROTC y el SMO. Nos opusimos a que la compañía Slater la administrara. Denunciamos sus altos precios, más que negocios cercanos. Propusimos que la administrara una cooperativa de estudiantes.

Organizamos un piquete a la cafetería. A la hora del almuerzo el 2 de octubre de 1969, entramos con el propósito de llenar las bandejas y dejarlas en la caja cuando nos indicaran el precio. La mayoría de los estudiantes participantes –de diversas orientaciones políticas– cambiaron de táctica… La animosidad contra la compañía y sus altos precios era compartida por todos.  Decidieron comerse los alimentos. Se apoderaron de la cafetería y se sirvieron alimentos sin pagarlos. Intenté infructuosamente mantener el objetivo inicial infructuosamente. Terminé comiendo gratis, como todos los demás, una dieta balanceada.

En los folios de mi carpeta aparece un informe sobre el incidente en la cafetería colegial. Lee en parte así: “…El día dos de octubre de 1969, a las 10:45 A.M., se llevó a cabo un piquete a la entrada de la cafetería del Recinto Universitario de Mayagüez, en protesta por los altos precios en las comidas. Estos piquetes estaban dirigidos  por Rubén Arcelay Medina #30952, Roberto Yoder Hernández #25571 y Ramón Nenadich Deglans #25967. La cafetería estaba cerrada y a la hora del almuerzo la abrieron y las personas que piqueteaban entraron a la misma y rompieron platos, dos máquinas de vender refrescos, una puerta de cristal, una máquina de vender leche y además botaron las comidas. Daños valorados por $3,000.00”

El Rector Arrarás y la División de Inteligencia de la Policía

El rector José Enrique Arrarás citó a la División de Inteligencia de la Policía en Mayagüez a una reunión que se llevó a cabo en el CAAM. Con dos de sus agentes conspiró para violar los derechos civiles de profesores y estudiantes selectivamente. A continuación, reproducimos un facsímil del informe que los agentes hicieron y que apareció en los folios 00527 y 00528 de mi carpeta:

 

[p

Expulsado

Roberto Yoder Hernández fue expulsado del CAAM tras ser acusado del incidente en la cafetería. Se le prohibió entrar al campus. Como su esposa era también estudiante y estaba encinta y él iba a buscarla todos los días, el Rector José Enrique Arrarás lo acusó de incitación a motín y daños maliciosos y obtuvo una orden de interdicto contra el compañero en la corte Superior de Mayagüez. Yoder continuó buscando a su esposa y participando en actividades. Arrarás solicitó lo encontraran incurso en desacato. El Juez Ángel S. Bonilla rebajó el delito de motín y encontró causa probable en el delito de daños maliciosos. También le notifico de 6 casos de desacato. Yoder continuó entrando al CAAM. Participó en protestas en su defensa y en actividades contra el ROTC y el S.M.O.  A petición del rector, el Juez Manuel J. Vera Mercado ordenó su arresto, le impuso una fianza de $1,300. No la pudo pagar y fue recluido en el Campamento Limón de Mayagüez. Hicimos mítines en la Urbanización Las Terrace y en el barrio París de Mayagüez. En estas actividades y en la Corte Superior, brindándole apoyo a Yoder, participaron, entre otros, Elliot Castro y Silverio Pérez. Con esas actividades y las gestiones de los abogados defensores Alberto Márquez y Enrique Vázquez Báez (“El Chino”) salió de la cárcel. El Rector Arrarás no tomó represalias contra participantes como Benjamín Soto (Pepiniano), quien participó activamente y quien me confesó que cuando lo identificaron el dijo que pertenecía al Partido Popular Democrático y no fue acusado. (Años más tarde fue Representante a la Cámara por Pepino, Isabela y Las Marías por el PPD).

A finales del año 1969 Roberto Yoder y yo recibimos, por correo, amenazas de muerte de una agrupación que se identificaba como Los Vigilantes.

 

Protesta frente al edificio del ROTC en el CAAM el 10 de octubre de 1969 en apoyo a Roberto Yoder, contra presencia del ROTC en el campus y contra el SMO. Identificados por la policía con números están: 1) Julián Ramírez Rosa (Isabela), 2) Roberto Yoder Hernández (Aguadilla),3) Dra. Loida Figueroa Mercado (Yauco), 4) Rubén Arcelay Medina (Pepino), 5) Brunilda Lafontaine Martell (Utuado),  6) Félix Torres Díaz, 7) Jaime Hamilton, 8) Eliott Castro Tirado (San Juan), 9) Ariel Colón Pratts (Pepino), 10) Heriberto Román (Ciales), 11) Dra. María Solá (Caguas), 12) José R. Colberg Ortiz.  De pie, con la camisa de cuadros, Luis Angel Torres.  Foto: Policía en Carpeta de Julián Ramírez Rosa

 

Más Expulsiones

A finales del año 1969 llevamos a cabo un mitin frente a Estudios Generales. Francisco Pérez de León, Jorge Luis Landing, y yo fuimos acusados de haber participado en un acto no autorizado por las autoridades colegiales. El Lcdo Jorge Luis Landing, presidente del Partido Soberanista, y el Lcdo Aulet lograron un interdicto contra Arrarás paralizando los procedimientos de la Junta de Disciplina en enero de 1970. El Rector apeló.

 

Francisco Pérez de León fue electo presidente de la FUPI en enero de 1970. Algunos compañeros y compañeras independentistas, (no todos miembros de la FUPI), que recuerdo eran Brunilda Lafontaine Martell, Elizabeth Bourbón, Rafael Hernández Sáez (Yauco), Amado Morales Cosme (Vega Alta), Fundador Blancovich Olivencia, Néstor Quevedo Cordero, Elliot Castro Tirado, Jorge Landing, Conrado Abruña (Puerto Nuevo), Héctor A. Rodríguez Figueroa, Osvaldo Torres Santiago, Betzaida Hernández Ricoff. Carlos López Figueroa (42-H-4), Germán Ernesto Llovet Álvarez (79-H-1) eran informantes infiltrados.

Continuamos la campaña en apoyo a Roberto Yoder Hernández. Participamos también en apoyo a la huelga de los trabajadores de la Telefónica y exigiendo la expropiación pues era una compañía privada. Auspiciamos una exposición fotográfica y una conferencia sobre la Guerra de Estados Unidos contra Vietnam dictada por el Licenciado Alberto Luis Márquez. Apoyamos la lucha de Julio César Abadía contra la Universidad Interamericana en San Germán.

En febrero se reanudó las vistas contra nosotros. Francisco Pérez y yo nos negamos a ir a las vistas disciplinarias si no eran públicas. Los Licenciados Landing y Aulet, por diferencias de enfoque, renunciaron a representarnos. Sólo representó a su hijo.

 

Jorge Landing hijo, de espaldas, observando a Virgilio Biaggi amonestándome. Esta foto, tomada por el Decanato de Estudiantes, fue suministrada por el CAAM a la División de Inteligencia de Mayagüez. Fue enviada al Director en San Juan de esa agencia represiva con la siguiente nota: “Envío esta foto del separatista Rubén Arcelay Medina, quien guarda un gran parecido con el boceto del asesino de Allan Randall.”  

El Consejo de Estudiantes del CAAM, presidido por Samuel Hernández, exigió vistas disciplinarias públicas. Como la administración alegaba que habíamos interrumpido las clases con el mitin, el Consejo señaló la acusación selectiva y discriminatoria ya que las marchas del ROTC y las actividades de iniciación de las fraternidades interrumpían frecuentemente y no se penalizaban.

 

El Decano de Estudiantes Dr. Carlos Arcelay, el Dr. Fred Soltero Harrington, el Dr. Francisco Xavier Tapia y Gustavo Biaggi destruyeron el 11 de marzo de 1970 una exhibición de fotos y noticias, ubicado en el vestíbulo de Estudios Generales. El Dr. Arcelay portaba una cuchilla en forma amenazante. Los denunciamos. El Juez de Paz los exoneró porque no aceptamos que los cartelones eran nuestros. Los acusados no nos habían visto ponerlos y querían que lo dijéramos para formularnos más cargos en el CAA. De todas maneras, la Junta de Disciplina, presidida por Rafael Pietri Oms, recomendó nuestra expulsión. Francisco Pérez de León y yo fuimos expulsados e 31 de marzo de 1970.

Siete años después

Regresé al CAAM en 1978. Rafael Pietri Oms (PPD), era el Rector. Ramón Mellado Parsons presidía el Consejo Superior de Enseñanza y quería la cabeza del Rector. Miembros de la FUPI: Jorge Guillama (Camuy), Julio Serrano (Caguas), Nilsa Bosque Pérez (Castañer), Edwin González, José ‘Pepe’ Ríos Orlandi, Miguel Sánchez Rivera (Barrio Obrero). Boletín de la FUPI: ¡Venceremos!

Quince años después de entrar al CAAM, en diciembre de 1978 completé los requisitos para el Bachillerato en Ciencias Sociales. Del Colegio salí hacia el destierro en New Jersey… ¿FIN?

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Artículo anteriorAnte otro proyecto de estatus
Artículo siguiente“Tanto amor y no poder nada contra la muerte”.*