Perspectiva de género necesaria e imperativa

 

Especial para CLARIDAD

 A Elena y su generación

 Hace varias semanas vi espantada cómo un nutrido grupo de personas protestaban la perspectiva de género, sobre todo su futura inclusión en el currículo en las escuelas públicas. Con el eslogan “No a la dictadura de género”, grupos en su mayoría religiosos, protestaron contra lo que entienden es una afrenta a los niños y una aberración a los géneros definidos y determinados por la “naturaleza”. Obviamente de esto no va la perspectiva de género, ni lo que se pretende incluir en el currículo del Departamento de Educación, pero tampoco lo que se entiende por esto en otras facetas de la vida. Esta semana acabamos de ver un ejemplo en el deporte de lo que es en la práctica unos reglamentos y un sistema diseñado por hombres y que usualmente desfavorece a la mujer.

El sexto campeonato en hilo para las Criollas de Caguas ocurrió de una manera inesperada y sin jugar un solo minuto. Sino que vino a raíz de la sanción impuesta por el presidente de la Federación Puertorriqueña de Voleibol (FPV), el doctor César Trabanco, luego de que las Sanjuaneras de la Capital se ausentaran del primer juego de la final en protesta por la decisión en cuanto a la jugadora refuerzo Destinee Hooker Washington. El apoderado del conjunto de San Juan, Marcos Martínez, decidió no participar del primer encuentro y de ningún juego de la final hasta tanto se resolviera el pleito legal interpuesto en el Tribunal de Primera Instancia de San Juan. La FPV permite sustituciones en el róster de jugadoras importadas (refuerzos) en la postemporada si es por lesión, pero cuando San Juan solicitó la sustitución de Hooker por su embarazo determinado alto riesgo por los médicos, fue denegada por director de torneo, José “Picky” Servera. Esta decisión inicial fue ratificada por el presidente federativo y posteriormente por el Tribunal Apelativo y de Arbitraje Deportivo (TAAD) del Comité Olímpico de Puerto Rico (COPUR). La suspensión de la serie final y la proclamación de Caguas como campeonas también incluye una suspensión de un año de la Liga de Volibol Superior Femenino a las jugadoras y todos los integrantes del cuerpo técnico de San Juan.

En estrictos términos reglamentarios, aparentemente tanto la Liga, como la FVP y el TAAD siguieron las reglas. Pero como toda regla hay excepciones e interpretaciones.  Y claro, también están hechas para cambiarse y enmendarse. La noción de que la sustitución hubiera sido posible si la atleta hubiera estado lesionada, se entiende de que el argumento es que no esté hábil para jugar, siendo así un embarazo de alto riesgo definitivamente una razón válida para la sustitución.

Pero también es importante entender que lo que pasó sigue siendo un ejemplo de una decisión hecha por varios hombres sobre lo que hacen (o dejan de hacer) las mujeres con sus cuerpos. Ampliando la discusión, el deporte no es la excepción en términos de las áreas de nuestra vida que son controladas por hombres. La mayoría de los directivos de las ligas deportivas en Puerto Rico, tanto femeninas como masculinas, son hombres y sin duda esto tiene un impacto en las decisiones que se toman y la visión que tienen.

El tema de las mujeres atletas que han sido madres o que lo son en medio de sus carreras es uno que cada vez está más presente en las discusiones. Ya sea el cómo retoman su carrera, cómo sus auspiciadores reaccionan, la prensa, etc. Y como cada vez es más frecuente, definitivamente los reglamentos deben atemperarse a los tiempos.

 

Sin duda la situación es lamentable por todos lados. Para las jugadoras de ambos equipos, para las fanaticadas, la Liga y la Federación pierden económicamente, y todo el cuerpo técnico y las jugadoras de San Juan con la suspensión de un año. Pero creo que lo positivo es que cada vez que suceden cosas como esta, si se discuten las condiciones laborales de las mujeres, el sistema patriarcal y cómo éste afecta las mujeres desproporcionadamente, es un paso adelante. Si luego de esta semana y dependiendo de la decisión del Tribunal, se cambia el reglamento a favor de las mujeres embarazadas, habrá habido un adelanto. Pero también puede rectificar la Liga y la FVP y reanudar la serie final y quitar la sanción.

 

Volviendo a donde comencé, quienes critican la perspectiva de género, muchas veces no entienden que el patriarcado es algo que está en todas partes en nuestra sociedad. Desde que nacen nuestros niños y niñas y le asignamos un “color” y unos juguetes y unas profesiones, a la escuela, el trabajo, el ambiente familiar, los medios, entre otros. Y así se rompe también empezando desde pequeños y en todos los aspectos sociales. El hecho de que hayan atletas mujeres que se ganen la vida trabajando como deportistas en cualquier deporte ya es una inspiración para muchas niñas. Si estas niñas y otras atletas ven que se le penaliza a una que decide ser madre en medio de su carrera, esto es un retroceso. Por eso va más allá del caso de Destinne y es importante que se tomen acciones para que se arregle o que no vuelva a suceder.

 

 

Artículo anteriorEditorial:   AEE y Luma Energy: los zares del atropello energético
Artículo siguienteMiel que me das: “Esto pudo haber sido distinto” – Eurípides