COVID-19: “Hay que tener unos protocolos estrictos de seguridad.”

Entrevista al doctor Javier Morales

El infectólogo Javier Morales insiste en que el uso de la mascarilla, el lavado de manos y el distanciamiento físico continúan siendo las medidas preventivas más efectivas para evitar el contagio del coronavirus hasta tanto esté lista una vacuna.

En entrevista con CLARIDAD, el  doctor Morales destacó que lo  único que ha funcionado para detener la propagación del  virus fue cerrar a Puerto Rico. Con ello se logró que bajaran las hospitalizaciones y los contagios. “Una vez se empieza paulatinamente a abrir, eso le dio una falsa seguridad a la gente. Abrieron barras donde hay alcohol. Cuando uno tiene dos cervezas encima, no le niega un abrazo a nadie. Ahí nosotros dijimos: Ya verás que dentro de dos a tres semanas va haber un pico de nuevo”.

Aunque el doctor Morales entiende que la economía no puede estar cerrada para siempre, insistió en que hay que tener unos protocolos estrictos de seguridad. “Este virus —obviamente, volvimos a epidemiología 101— si usas  mascarilla, te lavas las manos y mantienes distanciamiento, la probabilidad de contagio es bien baja, pero cuando tú miras las fotografías de los fines de semana, de lo que está ocurriendo, pues, esto no va a parar”.

Destacando que la gente joven es la que muestra guardar menos las reglas del distanciamiento físico,  observó que aunque entre los que se contagian la mortalidad es más baja, cuando un joven se complica, se complica  “de verdad”. Explicó que cuando una persona  se complica y cae en intensivo, en respiradores, muchas veces el virus ya no está en el cuerpo, sino que lo que hay en ese momento es una respuesta inflamatoria tan y tan grande, que el organismo, nuestro sistema, no la puede  controlar. Ya el virus ha atacado todo el sistema, eso incluye el pulmón, hígado y corazón. “Ahí es donde se complica la situación”.

El doctor Morales reconoce que todavía no hay una vacuna y que no hay tratamiento para el virus como tal. A su juicio, los protocolos que se han hecho y se están haciendo para atacar el virus se están usando, tal vez,  muy tarde en la enfermedad debido a que los protocolos se diseñaron para cuando el paciente está moderadamente enfermo, pero cuando el paciente está moderadamente enfermo, ya el virus no está. “Por eso ha sido en parte el fracaso de los antivirales. En este virus había que usarlos antes. Por otro lado, al 80% de la gente que se contamina no les pasa nada; ni se enteran muchos de ellos. Entonces tú no vas a gastar ese esfuerzo tan grande y tan costoso en una población que no le va a pasar nada”, dijo en referencia al tratamiento antiviral.

¿Qué podemos hacer?

“Hay dos cosas que se pueden hacer. Primero, la vacuna. Espero que venga una vez se analicen los estudios y estos estén bien hechos y no respondan a la presión de un presidente para poder ganar elecciones. Yo voy a estar en la fila para vacunarme. No te quepa duda”.

Segundo, predecir qué paciente se va a complicar y qué paciente  no se va a complicar. Hizo referencia al tratamiento para pacientes adultos mayores, diseñado por los chinos y publicado en abril.  Este tratamiento predice hasta cierto punto qué pacientes se pueden complicar.

De este conocimiento fue que surgió  el estudio que el doctor Morales está haciendo junto al doctor  Fernando Cabanillas.  Estos están atacando la enfermedad justo en el momento que los pacientes se van a complicar, porque ya se ha visto que entre el día siguiente a la infección  y el décimo de la enfermedad el virus comienza a  bajar.  Aunque  en esa etapa hay muy poco virus circulando, el proceso inflamatorio  está subiendo.

En ese momento, el proceso inflamatorio se puede detener. Explicó que al proceso que diseñaron los chinos, ellos (Morales y Cabanillas) le  añadieron  otras sustancias, como una proteína  reactiva.  Entonces, los pacientes que se van a complicar tienden a subir esos marcadores (de inflamación) que, afortunadamente, se pueden medir en la sangre. Entre los días siete y diez, dependiendo de los síntomas asociados al virus,  analizan cuáles pacientes se pueden complicar. “Ya estamos hablando de ciencia de la NASA”.

Al presente, cuentan con  90  pacientes en el estudio, de los cuales, 31estaban en vías de complicarse.  Estos pacientes han sido sometidos al tratamiento de adulto mayor, interviniéndolos con esteroides para detener  la tormenta inflamatoria.  Hasta ahora, de los 31 pacientes , ninguno ha muerto. Los pacientes son entre las edades desde los 45 hasta 87 años. “Todavía  vemos que la población mayor es la que más tiende a complicarse. No hemos tenido ningún joven  [complicado], pero sí hemos tenido de todas las edades, excepto menores”.

El doctor indicó que el  estudio continuará recibiendo pacientes, ya que mientras más pacientes tengan,  mejores van a ser las proyecciones. Comentó que la intención es publicar el estudio en una revista para compartirlo con la comunidad científica. “Yo quisiera que no llegase ningún paciente al estudio, pero la pandemia no va en vías de ser controlada”.

El doctor Javier Morales reiteró que solo hay una forma de evitar los contagios: el uso de la mascarilla y el distanciamiento físico.

Advirtió de que hay que  tomar en consideración que el virus mutó, no para hacerse más severo, pero sí más contagioso, y que ya incluso se está analizando si puede o no penetrar la mascarilla: “Si  puede penetrar la mascarilla, tenemos problemas. Como están las cosas ahora, no hay nada más que hacer que asumir responsabilidad.  El país tiene que ser responsable, cada cual”.

De acuerdo con las cifras del Departamento de Salud, hasta el 5 de octubre, el número de contagios confirmados era de 25,397. Además, hay 25,908 casos probables y 695 muertes confirmadas.

Comentarios a: ccotto@claridadpuertorico.com

Artículo anteriorEl violinista y aquella mañana de Revolución: Los sucesos del 30 de octubre en Utuado (1)
Artículo siguienteEDITORIAL: Un cuatrienio para recordar