Razones por las que catalogar un archivo no es solo anotar papelitos: el caso Emilio Díaz Valcárcel.

 

Especial para En Rojo

  1. : Los libros perdidos.

Me detengo en el documento AEDV. OA. 020. Una reseña de Asalea Rodríguez-Seda sobre El Hombre J.B de Cruz Barreto. De inmediato, llama mi atención una cita de esta novela corta:

“Negro o Puertorriqueño: con una de las dos cosas era suficiente para que ella me considerara lo último del mundo”

Busco referencias a la obra publicada en el 75 y me percato de que son apenas unas 5 y de ellas y solo dos, incluida esta reseña, discuten brevemente el texto. Por lo que la novela es uno de tantos #librosperdidos de nuestro acervo literario. Esos textos, producto del esfuerzo personal del autor y que por múltiples razones no se reproducen o distribuyen ampliamente. Entonces intuyo que el libro debe formar parte de la biblioteca personal de EDV que también preservo en el Centro Literario EDV del Municipio De Trujillo Alto. Y allí está, entre los libros autografiados y dedicados a la familia Díaz Cosme.

  1. Fueron más de 13.

En entrevista con Melba Ferrer ante la publicación de la antología Cuentos Completos de EDV en diciembre de 2002, el propio autor sostiene que dejó fuera de este importante volumen “unos cuatro o cinco” cuentos. Sin embargo, gracias a su costumbre de preservar su archivo personal, pudieron identificarse más de 13 cuentos que no aparecen en la antología mencionada. De ese conjunto surge Idilios Extraviados en el Cruce; la pequeña pero importante antología que publicamos con Editorial La Secta de los Perros. Los mismos se seleccionaron porque, en su conjunto, pueden leerse como un cuerpo narrativo previo a la cuentística que conocemos del escritor ya que estos tienen como escenarios el campo y al jíbaro como protagonista. No obstante, quedan otros como Banzai, que aunque aparece en la bibliografía del escritor no está presente en Cuentos Completos.

ref: El San Juan Star, Sec. Portafolio, pág 45. 23 de diciembre de 2003.

Es archivar, guardar, atesorar, parte de nuestra memoria histórico literaria.

 

Artículo anteriorPoesia de Eddie Ortiz González
Artículo siguienteCrucigrama: Juan Formell