Derechos de los pueblos indios y el futuro de la humanidad

 

Especial para En Rojo

En la sede de las Naciones Unidas en Nueva York, del lunes 25 de abril al 6 de mayo se celebra una nueva sesión del Foro Permanente para las Cuestiones Indígenas. El tema es:”Pueblos indígenas, autonomía y derechos humanos”. El evento durará dos semanas y se desarrollará a través del diálogo entre indígenas de todo el mundo.

En la inauguración, Abdulla Shahid, actual presidente de la Asamblea General de la ONU, destacó que esta reunión celebra la diversidad cultural que las comunidades originarias representan. Afirmó que ellas tienen mucho que enseñar a toda la humanidad, especialmente en su relación con la Tierra y la naturaleza. Habló de los retos que enfrentan y reafirmó que gobiernos y sociedades tienen deber moral de proteger los derechos y bienestar de las comunidades indígenas. Concluyó: “Sólo si apoyamos a las culturas indígenas podremos preservar la biodiversidad de la Tierra y avanzar en la consecución de los Objetivos de Desarrollo Sostenible.”

De hecho, los pueblos indígenas representan menos del 5% de la población mundial. Sin embargo, según la ONU, mismo así, son guardianes del 80% de la biodiversidad de la Tierra.

Darío José Mejía Montalvo, líder de la Organización de Pueblos Indígenas de Colombia, elegido presidente del Foro para las Cuestiones Indígenas de la ONU, denunció que, en todos los países del continente los pueblos originarios son víctimas de persecución, casi siempre, por defender la naturaleza y los derechos de la Tierra, de las aguas y de los bosques.

En el mundo, 1.600 millones de personas dependen directamente de los bosques para obtener alimentos, refugio, energía, medicinas e ingresos. Muchas comunidades y pueblos indígenas se benefician del sustento y el refugio que ofrecen los bosques.  Al mismo tiempo, protegen los bosques. Hoy en día, las comunidades indígenas son perseguidas por las empresas mineras y por terratenientes, precisamente porque la presencia de comunidades originarias es la última defensa que queda para que bosques sigan en pie, ríos se mantengan limpios y biomas mínimamente protegidos. La ONU denuncia: sólo en 2021, se han destruido diez millones de hectáreas de bosques en el mundo, la mayoría de ellos en África y América Latina.

En este momento, las Iglesias cristianas celebran la Pascua. Los Evangelios hablan de la resurrección de Jesús como el inicio de una renovación de vida para la humanidad, pero también para toda la creación, es decir, la Tierra y toda la naturaleza. Pedro Casaldáliga, obispo y profeta brasileño, decía que la misión cristiana es difundir la resurrección. Esto requiere que las comunidades cristianas sean solidarias a los pueblos indígenas y sean, como ellos, guardianes de la Vida en el planeta Tierra.

Artículo anteriorNota de protesta pública
Artículo siguiente Andy Montañez: que la vida me de fuerzas para seguir cantando