“Es necesario un plan social y económico para el futuro, que evidentemente no hay”.

 

CLARIDAD

ccotto@claridadpuertorico.com

Para el presidente de la Asociación de Economistas de Puerto Rico (AEPR), José Luis Rivera Rivera, con el inicio del pago de la deuda (PAD) pública, el escenario financiero y social del país no está para celebraciones.

El 15 de marzo entró en vigor el PAD por el cual se tendrá que pagar $7,400 millones durante los próximos 40 años. A esto hay que añadirle el pago de unos $10,200 millones en efectivo que el 15 de marzo emitió el Gobierno a tenedores de bonos del Gobierno central, a deudas de participantes del Sistema de Retiro ($1,491 millones ) y a suplidores ($260 millones).

Rivera Rivera explicó a este semanario que el pago es una decisión que se está tomando; pero no es la solución para el país. Este considera que todavía hay mucho trabajo que queda por hacer. “Ahora es que nos estamos metiendo de lleno”, dijo en referencia a las consecuencias que acarrea.

Sobre el PAD le preocupa el contexto dentro del cual se adoptan las medidas austeras, que afectan  las partidas presupuestarias del Gobierno central para servicios sociales y el desarrollo económico. Este considera que tanto los servicios sociales como el desarrollo económico se van a ver mucho más comprometidos a un pago de una deuda que ya es controvertible.

Rivera Rivera trajo a la atención que, junto a la contracción económica en los últimos 15 años y otras situaciones sociales, el país también ha tenido una despoblación que podría agudizarse con las medidas de austeridad. “Nuestra  juventud se sigue yendo, no estamos invirtiendo en ella. Y por otro lado, los adultos mayores que tenían la expectativa de una mejor calidad de vida también están en un contexto no muy favorable para dar esta noticia como victoria. Son medidas que se toman; pero no es solución a largo plazo”. El presidente de la Asociación de Economistas apuntó que es necesario un plan social y económico para el futuro, que evidentemente no hay.

A la pregunta de qué le parecían las declaraciones del gobernador, de que tras entrar en vigor el PAD ahora el país está en una mejor posición que muchos estados y países como Costa Rica, Panamá y República Dominicana, Rivera Rivera comentó que no tenía esos datos a la mano, “pero sí puedo decir que cualquier país o jurisdicción que tuviese que lidiar con el nivel de deuda y quiebre general como está Puerto Rico no está en una situación favorable. No tiene sentido cantar victoria en esta parte del proceso, es una irresponsabilidad de parte nuestra que demuestra la incapacidad de gerencia que tiene el país.  Históricamente, no creo que todavía estemos en una posición para compararnos y reclamar que estemos en situación más favorable que otros lugares”.

El economista afirmó que el PAD es una reacción hacia una situación que el país ha estado confrontado por casi ya de dos décadas, de deuda sobre deuda y mala gerencia en la administración. “Ahora hacia el futuro, qué vamos hacer con nuestros recursos y calidad de vida. Para eso es necesario definir una estrategia clara que vaya en realidad a sacarnos del hoyo social, económico y financiero en que estamos. Para eso hace falta una buena gerencia y buenas políticas sociales dirigidas a mejorar la calidad de vida”, concluyó.

Expresó aun cuando podría sonar retórico, al hablar de desarrollo económico se está buscando mejorar la calidad de vida de todos los ciudadanos en todos los niveles. Para ello hay que tener una dimensión clara de la importancia de la universidad pública del país y tener los recursos necesarios para rendir los servicios médicos a toda la población, así como los otros servicios generales. “Eso, al momento, no lo hay”.

El economista reclama que debe haber un llamado general para un esfuerzo conjunto no sectorial para la elaboración de un plan de desarrollo de país. “No puede ser un esfuerzo solo del Gobierno, de los industriales ni puede ser uno solo del ciudadano individual. Tiene que ser un esfuerzo multisectorial en conjunto”. Para él, siendo el Departamento de Desarrollo Económico y Comercio (DDEC) el pilar que se supone establece la política económica del país, este debe ser el catalizador, la base central para facilitar esos esfuerzos, pero sin duda, se necesita participación ciudadana de diferentes sectores a través de la isla.

A estos efectos, dio a conocer que la Asociación de Economistas se reunió con el secretario del DDEC, Manuel Cidre. Relató que en la reunión hubo un buen diálogo y que de parte del secretario hubo un reconocimiento de que no hay un plan de desarrollo económico, sino que lo que hay son unas  estrategias y prioridades que se han estado estableciendo. La organización fue bastante puntual en exponerle que Puerto Rico tiene una necesidad de visión clara, de que haya un esfuerzo multisectorial —no solo de ciertos sectores—, para que haya una agenda y unos esfuerzos cohesivos que dirijan certeramente el camino que debe emprender el país.

La AEPR además ha presentado memoriales explicativos ante el Senado, en los que han expuesto la necesidad de, como mínimo, reformar las llamadas leyes 20 y 22. También ha sido enfática en mostrar la diferencia entre desarrollo y crecimiento económico. “Son dos conceptos muy distintos. Usted puede tener crecimiento económico sin tocar la calidad de vida, que es muy distinto a tener una estrategia clara entre ambas cosas”.

En torno a los esfuerzos de la Asociación, Rivera Rivera expresó: “Hemos estado en comunicación con distintos sectores económicos del país. Viendo el vacío de un plan de desarrollo económico, tenemos la intención de tomar el asunto en nuestras manos y trabajar desarrollando propuestas para llenar ese espacio”.

 

Artículo anteriorEsta semana en la historia
Artículo siguienteUcrania ante el espejo afgano