spot_img

Category: Literatura

spot_imgspot_img

Los cocodrilos de Guayama

Al Ismaelillo, para que en el futuro sepa de dónde viene su abuela Teresa... Nunca supe de dónde llegaron, pero de que Guayama tenía dos cocodrilos, de eso sí puedo dar fe. Uno...

El coronel dice que te quiero

Cuando un escritor no puede publicar, cuando las editoriales le rechazan cada cosa que manda, ¿cómo llama a lo que guarda en el cajón? Solos de máquina de escribir, les decía Sergei...

Cantos

Cristina Pérez Díaz / Especial para En Rojo El país se está cayendo en cantos. Ahora, ahora se está cayendo en cantos. Esa es la noticia, que se cae, que caen cantos. Esta...

El iceberg de la prepotencia humana

"Científicos de doce países están trabajando en seguir el Iceberg A 68. Se originó cuando el 14 de julio de ese año, en la Antártida, una parte de la plataforma Larsen C...

Vivir a Río Piedras

Luego de más de dos retadores y enervantes meses de huelga universitaria el regreso al salón de clase nos presenta un desafío a todos los niveles: académico, político y psicológico. No podía...

Vas a soñar conmigo

Cuando el jovencito Saul Bellow leyó por primera vez a Delmore Schwartz, en su cuartito de pensión en Chicago, supo al instante que ésa era la voz que había estado esperando y...

Notas sobre Literatura fantástica en Puerto Rico (siglo XIX)

"Los términos ‘literatura fantástica’ y ‘lo fantástico’ no figuran en ninguna de las historias ni en casi ninguno de los recuentos, resúmenes o reseñas de la literatura puertorriqueña”, nos dice Héctor J....

El retrato de la desgracia

Un día de 1907, André Derain se cruza por la calle con su amigo Picasso y lo invita a tomar unas copas en su atelier. Uno lee esto y piensa: el viejo...

Cuento: Al calor de la ausencia

Un cuento no es un cuento es trabajo. Es un frio empaquetado para recuperar el calor de la ausencia. A María, que ha sabido ser amiga también. A Rafah, que sabe de la extensión...

Agosto de 1983, en ninguna parte

En 1939, en el Gran Teatro de Posnan, un bailarín remató su solo con dos vibrantes taconazos y, para su estupor, vio que el suelo temblaba, los vidrios se hacían añicos y...

SIGUENOS

20,767FansMe gusta
21,399SeguidoresSeguir
335SuscriptoresSuscribirte

Instagram

LO MÁS LEIDO

spot_img
Traducir»