“En Cuba las calles son de los revolucionarios”

Corresponsal de CLARIDAD

La Habana-Cuba“-Estamos convocando al pueblo revolucionario y a los comunistas cubanos de este país a que salgan a las calles a enfrentar con valentía a los contrarrevolucionarios”.

Con esas palabras, el presidente de Cuba, Miguel Díaz-Canel, pedía el pasado domingo al pueblo revolucionario cubano movilizarse en todo el país para hacer frente a las múltiples protestas que se desarrollaban en varias ciudades debido a la compleja situación epidemiológica y a la crisis económica que atraviesa la isla.

En cadena nacional, el mandatario catalogó de oportunistas y perversos a quienes incitaron en redes sociales a las protestas.

“De manera muy cobarde, muy sutil, muy oportunista, muy perversa, estos que siempre han apoyando el bloqueo, los que se han servido como mercenarios y lacayos del imperio yanqui, empiezan ahora a aparecer con doctrinas de intervención humanitaria, de corredor humanitario, para fortalecer el criterio de que el gobierno cubano no es capaz de salir de esta situación; como si ellos estuvieran tan interesados por que se resolvieran los problemas de salud de nuestro pueblo”, sostuvo Díaz-Canel.

 Cuba enfrenta desde hace unos meses un complejo panorama de salud, debido a un marcado repunte de casos positivos por Covid-19. La isla, que hasta inicios de este año había logrado mantener bajo control al virus, sufre hoy una nueva y más peligrosa ola de contagios que las autoridades han atribuido, a la llegada de cepas como la Delta y la Beta, más virulentas y mortales, por un lado, y a la indisciplina y a la falta de percepción de riesgo en la población, por el otro.

Sólo en los primeros cuatro días del mes de julio, Cuba registró más  contagios que los reportados en todo el año 2020. Si bien el país aún mantiene cifras de la pandemia relativamente más bajas que el resto de la región, el brusco aumento de casos en las pasadas semanas ha despertado preocupación en las autoridades y en la población en general.

Una de las protestas en contra del sistema cubano. Foto provista por el autor

En provincias como Matanzas, al Este de la capital, los hospitales y centros de aislamiento se han visto superados por el número de pacientes infectados con el Sars-Cov-2 y en algunos centros de salud se reportan escasez de medicamentos. Ante esto, el presidente cubano reconoció que la actual situación epidemiológica ha provocado “irritación, incomprensión, preocupación y afectaciones a la población”.

 Al tener más enfermos –expresó el jefe de estado– hay más consumo de medicamentos y también nuestras reservas de medicamentos se van agotando; las posibilidades de adquirirlas son muy difíciles”.

A este escenario se suma una aguda crisis económica, aupada por la escasez de ciertos alimentos y productos, culpa, en gran medida, de las condiciones de bloqueo impuestas por Estados Unidos a la mayor de las Antillas. Antes de su salida de la Casa Blanca, el anterior presidente Donald Trump firmó más de 240 medidas –muchas de ellas puestas vigor en medio de la pandemia– destinadas a recrudecer el bloqueo económico, financiero y comercial contra Cuba, lo que ha obstaculizado la posibilidad del gobierno cubano de dar una respuesta más rápida y eficaz al reto sanitario.

“Ha sido una labor y una política de saña contra una pequeña isla que sólo aspira a defender su independencia, su soberanía y construir con autodeterminación su sociedad”, se refería el presidente al respecto.

Y es este panorama el que ciertos sectores dentro del país, con apoyo de grupos cubanos en el exterior, han aprovechado para lanzar en redes sociales una campaña de desprestigio contra el gobierno cubano al que acusan de no ser capaz de resolver los problemas de la sociedad. Con las etiquetas #SOSCuba y #CanalHumanitario, grupos adversos a la Revolución clamaron el fin de semana en la web por una “intervención humanitaria” y llamaron a la población a protestar contra las autoridades. Ciudades como San Antonio de los Baños, en la provincia de Artemisa, Palma Soriano, en Santiago de Cuba, y zonas céntricas de La Habana fueron escenario de sendas protestas que no tardaron en tornarse violentas.

En las calles de la capital, grupos antirrevolucionarios agredieron y lanzaron piedras a agentes de la Policía y vandalizaron carros de patrulla, también se reportaron saqueos a comercios y daños a la propiedad estatal.

EL PUEBLO REVOLUCIONARIO RESPONDE

En la Habana y en otras partes del País, la gente responde al llamado del presidente, Díaz Canel.

Ante estas acciones vandálicas, el presidente Díaz-Canel expresó su condena y aseguró que “no vamos a admitir que ningún contrarrevolucionario mercenario, vendido a los Estados Unidos, vaya a provocar desestabilización en nuestro pueblo […] En Cuba las calles son de los Revolucionarios.”

La respuesta no se hizo esperar. En La Habana y otras ciudades del país, cientos de revolucionarios salieron a las calles, portando banderas de Cuba y marchando de forma pacífica con consignas como “Pa´ lo que sea, Fidel, pa´ lo que sea”, “Abajo el imperialismo” y “Patria o Muerte”. Fue la reacción del pueblo cubano revolucionario al llamado a la violencia que hicieran opositores.

En una extensa comunicación en televisión nacional, junto a varios de sus ministros, el presidente puntualizó el lunes que “aquí se llamó al linchamiento, aquí se llamó a la intervención, aquí se llamó a que había que quitarle la vida a los comunistas” y defendió el llamado que hiciera al pueblo a proteger la Revolución y sus logros.

Cuba enfrenta desde hace más de 60 años un ilegal bloqueo de Estados Unidos que trastoca prácticamente todos los sectores de la sociedad cubana y cuyo principal propósito es, precisamente, generar descontento y malestar social a raíz de la creación de carencias y desabastecimiento. Un plan que el propio gobierno de la isla ha asegurado forma parte de una guerra híbrida que busca desalentar y desunir a la población.

“¿Por qué no tienen valor para abrir el bloqueo? ¿Eso no es un crimen de lesa humanidad?”, cuestionaba Díaz-Canel en su alocución del domingo a la vez que tildaba de hipócritas a quienes decir estar preocupados por la situación en Cuba, pero apoyan al bloqueo estadounidense.

“Si quieren tener un gesto con Cuba, si quieren, de verdad, preocuparse por el pueblo, si quieren que se resuelvan los problemas de Cuba, abran el bloqueo y vamos a ver como tocamos.”

 

 

 

Artículo anteriorPara dar al dador
Artículo siguienteEditorial: Hora de la solidaridad con Cuba