López Obrador en Cuba: “Nunca he apostado ni apostaré al fracaso de la Revolución Cubana

 

 

 

Corresponsal de CLARIDAD

La Habana, Cuba-Con los más altos honores de la nación fue recibido el domingo en Cuba el presidente de México, Andrés Manuel López Obrador, por su homólogo Miguel Díaz-Canel, en el Palacio de la Revolución, en lo que supone la primera visita oficial del primero a la isla desde que asumió el mandato en 2018.

La visita del jefe mexicano a Cuba es el broche de cierre de una gira más amplia que previamente lo llevó por Guatemala, El Salvador, Honduras, y Belice, y cuyos temas principales en la agenda se han centrado en la migración y la cooperación regional con dichos países.

En su cuarto encuentro –el primero en la isla–, los presidentes AMLO y Díaz-Canel y sus delegaciones sostuvieron conversaciones oficiales y firmaron varios acuerdos de cooperación y desarrollo en diversas áreas, además de una declaración conjunta con la voluntad de ambas naciones de “fortalecer los vínculos históricos bilaterales”.

“Desde tiempos remotos, Cuba y México, por la cercanía geográfica, la migración, la lengua, la música, el deporte, la cultura, la idiosincrasia y el cultivo de la caña, han mantenido relaciones de auténtica hermandad”, recordó en ese sentido AMLO en su mensaje en La Habana.

Miguel Díaz Canel, Presidente de Cuba y Manuel López Obrador, presidente de México.

Que López Obrador escogiera a la mayor de las Antillas para concluir su viaje por la región no es casualidad. Mas bien una deuda pendiente. Ambos países han afianzado sus relaciones en los últimos años, en especial durante los momentos más críticos de la pandemia, cuando Cuba envió, primero, una brigada del contingente Henry Reeve para atender a pacientes infectados con la Covid-19 y luego un cargamento de vacunas contra el virus desarrolladas en la isla.

México, por su parte, fue uno de los países que hizo llegar a Cuba sendos cargamentos de ayuda humanitaria para palear la escasez de alimentos, medicamentos e insumos que golpeó duramente al país caribeño a mediados del año pasado y que fuera uno de los detonantes de las protestas del 11 de julio.

Pero los lazos de amistad y cercanía entre ambos pueblos datan incluso de mucho antes. Por arañar aún más el calendario vale mencionar que “México fue el único país de América Latina que no rompió relaciones con la Cuba revolucionaria cuando fuimos expulsados de la OEA por mandato imperial”, expresó con particular énfasis el jefe del gobierno mexicano desde el Palacio de la Revolución.

Para Cuba además, la figura de AMLO ha supuesto una base constante de apoyo político en la región ante los ataques, las sanciones y los intentos de Estados Unidos de aislar y asfixiar a la isla. Consabida es la postura del gobierno mexicano de apostar por la unidad latinoamericana y rechazar la injerencia imperialista, incluyendo el bloqueo económico, comercial y financiero de Washington contra el pueblo cubano.

“He dicho con toda franqueza que luce mal el gobierno de Estados Unidos utilizando el bloqueo para impedir el bienestar del pueblo de Cuba con el propósito de que éste, obligado por la necesidad, tenga que enfrentar a su propio gobierno”, sostuvo AMLO a la vez que aseguró que  seguirá “insistiendo para buscar que Estados Unidos levante el bloqueo a esta nación hermana para iniciar el restablecimiento de las relaciones de cooperación y amistad entre los pueblos de las dos naciones.”

A esta postura del mandatario de la nación azteca la respuesta de Cuba ha sido de admiración y agradecimiento, como expresara en sus palabras durante la ceremonia de recibimiento oficial el presidente Díaz-Canel.

“Nuestro pueblo, presidente amigo, lo recibe con gran cariño, respeto y la admiración que se ha ganado usted por sus generosas expresiones y gestos hacia Cuba –dijo ante las delegaciones oficiales y la prensa el mandatario cubano y expresó– el aprecio y reconocimiento por su papel a favor de la integración de nuestra América, demostrando la encomiable labor de México al frente de la presidencia pro tempore de la CELAC el pasado año y su defensa del respeto pleno a la soberanía e integridad de los Estados, tal como proclamó siempre Benito Juárez.”

Durante la ceremonia de recibimiento a López Obrador le conferida además la orden José Martí, la más alta entregada a jefes de Estado por su amistad y apoyo a la Revolución y al pueblo de Cuba.

“Me honra recibir este reconocimiento que lleva el nombre del independentista más humano y sincero de nuestra América”, dijo el líder mexicano y aseguró que el prócer José Martí pertenece a México, a Cuba y a toda América Latina, “es un dirigente universal”.

Cuba Y México firman acuerdos de cooperación

Las palabras de respeto y admiración mutuas quedaron materializadas en la firma de varios acuerdos de cooperación y desarrollo en diversos sectores.

El ministro de Salud Pública de Cuba, José Ángel Portal Miranda, y el secretario de Salud de México, Jorge Carlos Alcocer Varela, firmaron un acuerdo de cooperación entre ambas naciones que tiene como objetivo el desarrollo de actividades de cooperación técnica, científica y académica en materia de salud.

En ese mismo sector se Informó que México contratará 500 médicos cubanos para atender el déficit de profesionales de la salud en las zonas más vulnerables del país y también viajarán médicos mexicanos a la isla para formarse en especialidades. El acuerdo incluye también la importación de vacunas cubanas contra el Covid-19 para aplicarlas a menores de edad.

Mientras tanto, Díaz-Canel y López Obrador suscribieron una declaración conjunta que refleja la voluntad de México y Cuba de fortalecer los vínculos históricos bilaterales, así como promover el desarrollo de actividades sociales y económicas.

La voluntad de ambos gobiernos de establecer nuevos vínculos comerciales y políticos –y fortalecer los ya establecidos– van de la mano de la concepción compartida de que la región latinoamericana y caribeña debe buscar los mecanismos para atender, como un bloque integral y solidario, sus propios asuntos, con todo lo que ello conlleva.

“Nuestra propuesta puede parecer utópica y hasta ingenua, pero, en vez de cerrarnos debemos abrirnos al diálogo comprometido, franco y buscar la unidad en todo el continente americano. Además, no veo otra alternativa ante el crecimiento exponencial de la economía de otras regiones del mundo y la decadencia productiva de toda América”, recalcó AMLO al cierre de su discurso.

Más integración y menos injerencia política en asuntos internos.

“Nunca he apostado ni apostaré al fracaso de la Revolución Cubana. Prefiero mantener la esperanza en que la Revolución se renovará para seguir el ejemplo de los mártires que lucharon por la libertad, la igualdad, la justicia y la soberanía. Tengo la convicción de que en Cuba se están haciendo las cosas con ese propósito”.

“Como ha expresado el presidente López Obrador, las relaciones hemisféricas deben cambiar profundamente. La Revolución cubana le asegura que continuará su marcha triunfante de esperanza y de futuro, y que México siempre podrá contar con Cuba”, la respuesta de Díaz-Canel.

Artículo anteriorReguerete de Gente
Artículo siguienteAumento dramático en los permisos de construcción en las costas