Los catorce de Saba o la búsqueda de la libertad

 

Especial para En Rojo

En abril de 1654, catorce personas negras escaparon de la isla de Saba donde se encontraban sometidas a la esclavitud por los flamencos. Nueve hombres y cinco mujeres tuvieron la valentía de tomarle un lanchón a los flamencos (no sin antes matar a uno y secuestrar a otro) y poner vela hacia la libertad, aun a sabiendas de que podían perecer en el intento o en la travesía en busca de esa tierra donde poder vivir en paz. Entre los catorce cimarrones marítimos había cuatro parejas de casados y un niño que se aventuró a fugarse sin contar con pariente conocido alguno. Todos ellos habían sido capturados por los flamencos en sus lugares de origen: Angola, Gambia, Yagaboa, Cacheo, Cabo Verde, Pernambuco, la bahía de Brasil, etc.

Estos catorce valientes anduvieron en alta mar por dos días, navegando con tan solo unos cuantos maderos de guayacán, dos barriles con agua y una olla de fierro donde se cocinaban frijoles cuando el hambre les apretaba. Luego de varios días a la deriva llegaron a la costa de Coamo, Puerto Rico. Fueron convencidos por varios pescadores españoles de que al ser esta tierra de cristianos católicos romanos aquí encontrarían la tan ansiada libertad que buscaban. Nada más lejos de la verdad. En Puerto Rico continuaría la pesadilla de la que venían huyendo.

En Puerto Rico fueron sometidos a un largo proceso judicial para determinar si eran libres de nacimiento capturados ilegalmente por los flamencos o simples esclavos fugitivos que había que restituir a sus “legítimos dueños”. A la postre, los 14 fueron divididos. Unos fueron devueltos a los flamencos que llegaron a la isla reclamándolos, otros fueron puestos a trabajar en las fortificaciones de la isla en San Juan y otras, las más jóvenes, se las quedó el gobernador Novoa para su “satisfacción personal”, así dice el muy imbécil.

Valga este día para recordar a los miles de hombres y mujeres negros y negras que sufrieron la maldita esclavitud. Valga este día para rescatar para la historia las vidas y las voces de Manuel, Jácome, Mandú, Domingo, Francisco, Antonio, Pedro, Sebastián, Pedrito, Isabel, Ana, Francisca, Isabelica y Lucrecia, los catorce cimarrones marítimos de Saba que no tuvieron miedo a reclamar su libertad.

Fuente: “Expediente sobre la fuga de los negros de la isla de Saba, 1656-1673”. Cartas y expedientes de los oficiales reales de la isla de Puerto Rico, 1660-1700. Archivo General de Indias de Sevilla, España, Sección Audiencia de Santo Domingo, legajo 167, folios 212-294v.

Lo anterior es una reflexión a partir de varios documentos provenientes del Archivo General de Indias de Sevilla localizados en formato de micropelícula en el Centro de Investigaciones Históricas de la Universidad de Puerto Rico, Recinto de Río Piedras.

El autor  es Asociado en Investigaciones y Paléografo en elCentro de Investigaciones Históricas de la Universidad de Puerto Rico, Recinto de Río Piedras.

Expediente sobre la fuga de los negros de la isla de Saba, 1656-1673”. Cartas y expedientes de los oficiales reales de la isla de Puerto Rico, 1660-1700. Archivo General de Indias de Sevilla, España, Sección Audiencia de Santo Domingo, legajo 167, folios 212-294v.

Artículo anteriorSerá Otra Cosa: La señora de la ventanilla
Artículo siguientePresentan recomendaciones para una restructuración justa y sostenible de la AEE